Cada año se estima que 37 niños mueren olvidados en un auto. Esto equivale a uno cada 9 días aproximadamente. Aunque han habido casos de asesinato donde el padre, o la madre, ha dejado al niño dentro del carro para provocarle la muerte, la mayoría de estos incidentes no ocurren por esta razón.

Circunstancias

Según estadísticas, los eventos de niños olvidados en un auto se dividen de la siguiente manera:

  • 54% niños olvidados en un auto sin intención
  • 33% niños entraron en el auto por su propia cuenta
  • 11% intencionalmente dejados dentro del auto
  • 2% desconocido

“Suceso lamentable”

No hay forma de describir este tipo de evento.

La mayoría de estos incidentes ocurren a padres o tutores que, bajo otras circunstancias, habrían sido consideradas como personas responsables.

El lamento y el sentido de culpa de los padres de niños olvidados dentro de un auto los acompañará por el resto de sus vidas. No va a existir peor castigo para un padre o una madre que las consecuencias de entender que la muerte de su hijo(a) se debió a su propia negligencia.

Este tipo de error se conoce como “error humano”. Sin embargo, nadie hace las cosas mal a propósito. Hacen lo que entienden que es correcto en ese momento en base a la información que tienen disponibles en ese preciso momento. Los padres o madres de niños olvidados en un auto no pensaron que el niño estaba en el vehículo…de lo contrario esto no hubiera pasado.

Es fácil decir: “debieron tener más precaución”, o “pudieron haber hecho ______ para evitar que esto ocurriera”. Probablemente tienen razón. Indistintamente que se catalogue como negligencia, la muerte de los niños olvidados en un auto es más que nada un “suceso muy lamentable”.

¿Mano criminal?

Desafortunadamente sí hay eventos donde esto ha ocurrido por mano criminal. Las autoridades de ley y orden tienen la responsabilidad de identificar estos casos y encausarlos para que le caiga todo el peso de la ley a las personas que dejen niños olvidados en un auto.

Medidas de prevención

Si usted cree que no le puede suceder, piense otra vez. “Mire antes de cerrar” es la forma más simple y fácil de evitar que esto ocurra.

La fundación Kids And Cars se dedica a promover la consciencia sobre este problema e identificar estrategias y tácticas para reducir la muerte de niños olvidados en un auto. Algunas de las recomendaciones de esta infográfica en español incluyen:

  • Cada vez que salga de su vehículo, abra la puerta trasera del vehículo y mire si alguien se encuentra adentro.
  • Ponga algo en el asiento trasero que lo obligue a abrir la puerta trasera para recogerlo antes de estacionar su vehículo.
  • Coloque un recordatorio en el asiento de su bebé. Cuando vaya a sentar al bebé, coloque el recordatorio en el asiento delantero. Cuando saque el bebé, repita el proceso.
  • Pida al centro de cuido de niños que lo llame si su bebé no ha llegado a una hora específica.
  • Mantenga cerrado con seguro todo vehículo estacionado para evitar que un niño pueda entrar dentro del vehículo sin su conocimiento.
  • No deje las llaves de un vehículo de motor al alcance de los niños.
  • Si el niño no aparece, ¡piense que puede estar dentro del vehículo!

Tratamiento

Si el niño lleva demasiado tiempo en paro cardiaco, probablemente sea poco lo que se pueda hacer para resucitarlo, sin embargo, en muchas ocasiones los padres identifican el suceso a tiempo y rescatan al niño del vehículo mientras el niño aún está con vida. Si usted está atendiendo un niño que fue dejado dentro del vehículo, reconozca que el paciente puede estar experimentando un golpe de calor.

El manejo del paciente con un golpe de calor consiste en:

  • Mantener la vía aérea
  • Reducir la temperatura corporal
  • Optimizar la circulación
  • Monitorear y tratar las complicaciones

Reducción de la temperatura corporal

La duración de la hipertermia es el principal determinante del resultado final.

El objetivo es reducir la temperatura a una velocidad de 0.2C por minuto hasta llegar a 39C. Debido a la respuesta subsiguiente del cuerpo, es posible que usted pueda enfriar el paciente más de lo originalmente esperado. Es importante no llevar al paciente a un nivel más bajo de lo normal.

El tratamiento comienza en la escena.

El tratamiento no debe retrasarse a llegar al hospital. Usted puede reducir la temperatura del paciente de las siguientes maneras:

  • Remover ropa excesiva
  • Rocear agua en el cuerpo
  • Cubrir el paciente con frasadas inmersas en agua fría
  • Bolsas de hielo en las axilas e ingle

La inmersión del paciente en agua fría puede reducir la temperatura a 39C entre 20-4o minutos. El problema es que es demasiado incómodo para el paciente. Aunque la inmersión en agua fría es parte de las guías de la Wilderness Medical Society, se argumenta que la inmersión en agua fría puede producir vasoconstricción que prevenga la pérdida de calor a través de la conducción. El agua fría también puede producir escalofríos.

Se puede lograr la reducción de la temperatura a través del rocío de agua al cuerpo del paciente. Aunque es menos efectivo que la inmersión en agua fría, es más práctico. Recuerde abanicar al paciente para provocar la evaporación del agua. La evaporación del agua sobre la piel es lo que provoca la pérdida de calor.

No use medicamentos antipiréticos en el golpe de calor.

El problema del paciente con un golpe de calor es hipertermia. No es fiebre. Para efectos del hipotálamo, la temperatura normal sigue siendo 37C, por ende no hay ningún ajuste necesario.

En el peor caso, los antipiréticos pueden causar más daño al hígado, especialmente si tiene fallo hepático por el golpe de calor.

Resucitación con fluidos

Los pacientes con golpe de calor pueden estar hipovolémicos. Sin embargo, el colapso cardiovascular que tienen estos pacientes se puede deber también a la vasodilatación periférica que ocurre como mecanismo de defensa para aumentar la pérdida del calor corporal a través de la conducción.

En los casos donde la hipotensión se debe a la vasodilatación, la reducción de la temperatura va a corregir la vasodilatación compensatoria y la hipotensión debe corregirse.

Por lo tanto, aunque es importante proveer líquidos intravenosos, no sobrecargue el paciente con fluidos. Sin embargo, si usted entiende que el paciente está, en efecto, hipovolémico, resucite acorde su protocolo.

Piense en hipoglucemia

El estado mental alterado puede deberse al golpe de calor, y el colapso cardiovascular, sin embargo piense en otras causas como la hipoglucemia. El fallo hepático en pacientes con golpe de calor puede llevar a niveles bajos de glucosa en el cuerpo.

Conclusión

Los incidentes, y la muerte, de niños olvidados en un auto es un evento verdaderamente lamentable para todos, especialmente para la familia. La prevención es la mejor estrategia para evitar que este evento ocurra. Si usted está tratando a un paciente que aún está vivo, comience a reducir la temperatura de inmediato en la escena.

Referencias

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24140191

http://www.primerahora.com/noticias/policia-tribunales/nota/falleceinfantedentrodelvehiculodesupadreenluquillo-1272991/

About Gustavo Flores

Gustavo Flores es el Director y Jefe de Instructores de Emergency & Critical Care Trainings LLC, una compañía que provee educación continua a profesionales de la salud. También es parte de la tripulación aeromédica de REVA Air Ambulance, y un miembro voluntario de FREMS Fire Rescue, ambos en en Puerto Rico. Gustavo ha sido parte del Sistema de Emergencias Médicas por más de 20 años como proveedor y educador en Puerto Rico. Además tiene extensa experiencia en la promulgación internacional en paises como Aruba, Colombia, Chile, China, Costa Rica, Dominica, Ecuador, Equatorial Guinea (Africa), Estados Unidos, Guatemala, Honduras, Haiti, Islas Vírgenes de EEUU, Kazakhstan, Mexico, Panama, Paraguay, Peru, República Dominicana, Venezuela, y otros paises. Es un aficionado de la tecnología y la ciencia de la resucitación. Gustavo es un editor asociado para la Revista EMS World, una revista en español. También es miembro de la Junta Editorial de EMS World Magazine y EMS1, y es también miembro del Subcomité de Ciencias de Educación y Programas de la American Heart Association. Para la National Association of Emergency Medical Technicians (NAEMT), es el State Advocacy Coordinator para Puerto Rico, un miembro del Comité del Cuidado en Emergencias Pediátricas NAEMT. Es un miembro de la facultad internacional para muchos de los programas educativos de la AHA y NAEMT.