¿Cómo preparar un plan de respuesta ante un active shooter en una escuela? - Emergency & Critical Care Trainings

Toda escuela debe tener un plan de respuesta ante un active shooter (término en inglés para el tirador activo).

Según el FBI, un active shooter es una persona que está activamente comprometida en el asesinato o intento de asesinato de personas en un área confinada y poblada. En la mayoría de los casos, los tiradores activos usan armas de fuego y no hay un patrón o método en la selección de sus víctimas.

El plan no es solo un texto. El plan incluye realizar un ejercicio. El objetivo de completar un plan de respuesta ante un active shooter en una escuela es realizar un ejercicio al final. En este artículo le detallamos cómo ECCtrainings LLC puede ayudarle.

No tenga un plan “genérico”

Dependiendo de donde usted viva, es posible que las autoridades gubernamentales de su jurisdicción le obliguen a su institución a tener un plan de respuesta ante un active shooter, al igual que un plan ante un incendio, un terremoto, inundación, etc.

El hecho de que no le requieran un plan no significa que no deba tenerlo. Sea proactivo(a) en su institución u organización.

Estar en cumplimiento no tiene que ser difícil, pero no cometa el error de simplemente copiar y pegar un plan que encuentre por internet y espere que eso sea todo lo que usted necesite.

Aunque los planes genéricos probablemente incluyen todos los temas importantes que usted debe tener en un plan de emergencia, los planes genéricos no se adaptan a las necesidades de su institución. Para entender cuáles son las necesidades específicas de su institución, usted debe realizar un análisis de riesgos y vulnerabilidades.

Análisis de riesgos y vulnerabilidades

El análisis de riesgos y vulnerabilidades es la oportunidad que usted tiene de identificar las áreas a mejorar en la seguridad de su instalación.

El completar el análisis de riesgos y vulnerabilidades lo lleva a usted a pensar en situaciones, lugares, problemas actuales, y otras circunstancias que quizás no había contemplado anteriormente. Por otro lado, quizás retoma un aspecto que ya usted conocía sobre su instalación, pero ahora lo aprecia desde un nuevo punto de vista. Quizás ahora tiene una poderosa justificación adicional para tomar acción para remediarlo, mitigándolo o preparándose.

Plan escrito

Tenga un documento escrito que diga lo que su institución debe hacer antes, durante y después de un incidente. Es decir, tenga un plan de respuesta ante un active shooter.

Este documento debe ser actualizado tan frecuentemente como sea necesario, pero al menos debe ser revisado una vez al año para asegurar los siguiente:

  • Cumplimiento con las mejores prácticas a la fecha.
  • Consideración del análisis de riesgos y vulnerabilidades más reciente

Las mejores prácticas en la preparación, respuesta y recuperación ante un incidente de active shooter pueden evolucionar con el tiempo según la experiencia va dictando las mejores prácticas ante este tipo de incidente. Se debe derivar algún aprendizaje de cada incidente que ocurre en la nación, y estas notas deben ser incorporadas a los planes existentes, si es que aplica.

Las instituciones no son estáticas. Evolucionan en muchos aspectos tales como planta física, estructura organizacional, y recursos humanos, entre otros. Por ejemplo, un nuevo edificio puede suponer un riesgo adicional, o una oportunidad adicional para crear una barrera física entre un atacante y las demás personas. Es importante que se actualicen los planes de respuesta para contemplar nuevas realidades dentro de la institución.

Contenido del plan de respuesta ante un active shooter

La mayoría de los planes de respuesta están basados en los mismos principios fundamentales.

Corra, escóndase o pelee

Los principios de “corra, escóndase y pelee” son universales. Sin embargo, existen algunas particularidades circunstanciales que pueden requerir una variación en la respuesta. Dos ejemplos notorios de estas particularidades circunstanciales son las escuelas y los hospitales. Aunque las consideraciones particulares pueden ser intuitivas, el plan específico de una institución no debe dejarlas a la interpretación de cada uno. El plan debe especificar la mejor manera posible de responder, y las alternativas posibles dadas algunas de las situaciones o circunstancias más probables o posibles.

ALICE

El programa ALICE es un acrónimo que significa:

  • Alertar
  • “Lockdown”
  • Informar
  • Contraatacar
  • Evacuar

Asegúrese que su plan escrito incluye, entre otras cosas, los siguientes aspectos:

  • Procedimiento y ruta de evacuación – Incluye un mapa de la facilidad y una ruta individualizada para cada área dentro de la facilidad.
  • Listado de salidas – Asegúrese que las rutas y puertas de salida en la lista están claramente rotuladas.
  • Áreas seguras – Listado de áreas seguras donde las personas que no puedan correr pueden esconderse durante el incidente.
  • Sistema de notificación – cómo los empleados, visitantes y ocupantes serán notificados acerca del incidente.

Recuerde incluir en el plan de respuesta ante un active shooter las consideraciones dentro de su facilidad para las personas con limitaciones en movimiento o limitaciones sensoriales que puedan retrasar la alerta, la evacuación o el movimiento hacia un lugar seguro.

Personal y estudiantes adiestrados

El siguiente paso es adiestrar a los empleados del plantel escolar. El adiestramiento está basado en el protocolo de la institución, el plan de respuesta ante un active shooter. El protocolo de la institución está, a su vez, basado en información basada en las mejores prácticas actuales. El objetivo es que el mensaje enviado sea consistente y la información esté estructurada en base a recomendaciones oficiales, no solamente los “consejos del experto“.

Un componente importante del adiestramiento es aprender a manejar las personas heridas. Para esto existe el programa Bleeding Control Basics, como parte de la iniciativa Stop The Bleed del Colegio Americano de Cirujanos. Este curso está dirigido a la comunidad general, no para operadores tácticos. El personal que necesite proveer atención médica durante la fase táctica del incidente debe considerar estos otros cursos tales como el Tactical Emergency Casualty Care, certificado por la NAEMT y ofrecido por ECCtrainings.

Simulacro

Practicar el plan es probablemente el componente más importante de toda la preparación.

En una emergencia, usted no asciende al nivel del reto…usted asciende al nivel de su preparación. Usted debe estar preparado para esto:

El simulacro de un incidente con un active shooter es una de las herramientas más importantes para solidificar los pasos a seguir. Los objetivos del simulacro de un active shooter son:

  1. Demostrar la forma correcta de realizar el protocolo de alertar, “lockdown”, informar, contrarrestar y evacuar
  2. Determinar el tiempo que toma realizar el lockdown y la evacuación.
  3. Identificar vulnerabilidades en el lockdown.

Los mejores simulacros combinan el realismo, la ejecución coordinada de los pasos a seguir, y la seguridad.

Seguridad durante el simulacro de tirador activo

La seguridad es el componente más importante. En este artículo puede ver una serie de consejos relacionados a la seguridad durante este tipo de simulacro.. Durante el ejercicio, ningún participante de la simulación está armado. Todas las armas que se utilizan en el ejercicio son de goma o han sido verificadas individualmente por un instructor de armas de fuego. Luego de la verificación, se inhabilita el arma de fuego, convirtiéndola efectivamente en una herramienta de práctica. Para ECCtrainings, la seguridad de todos los participantes no es negociable.

Ejecución coordinada del simulacro de active shooter

La ejecución coordinada es el siguiente aspecto importante a considerar. Esto tiene dos vertientes importantes:

  • La oportunidad de practicar todos los pasos críticos del protocolo
  • La comunicación entre todas las partes interesadas acerca de lo que va a ocurrir

Oportunidad de practicar todos los pasos críticos

La oportunidad de ejecutar todos los pasos críticos es la razón por la cual se lleva a cabo el simulacro. Es la oportunidad que tienen todas las partes interesadas de saber y sentirse que están preparados para la respuesta a un incidente de active shooter. Atrás quedó el verbalizar los pasos a seguir. Este es el momento de práctica. De nada sirve hacer un simulacro y que no haya la oportunidad de poner en práctica lo aprendido.

Comunicación entre todas las partes

La comunicación entre todas las partes es fundamental. En primera instancia, la comunidad escolar conocerá sobre el protocolo y lo que se espera que cada uno haga. Luego de las sesiones de adiestramiento que se coordinarán con todos los participantes, los estudiantes y maestros sabrán cómo se espera que respondan las autoridades ante un incidente de tirador activo.

Para evitar errores y confusiones, la fecha del ejercicio será anunciada. Aunque en un incidente real hay mucha confusión inicial sobre lo que está verdaderamente ocurriendo (y eso se traduce en tiempo perdido). Aunque quisiéramos recrear esa incertidumbre inicial, en ECCtrainings queremos balancear el mejor resultado final sin comprometer la seguridad e integridad de los participantes. Sabemos que este tipo de incidente es sumamente estresante para todas las partes envueltas.

Debriefing estructurado

Luego del simulacro hacemos un ejercicio de evaluar todo lo ocurrido. En este ejercicio todos los participantes tienen la oportunidad de discutir su perspectiva de lo que ocurrió y cómo se sienten al respecto. Los comentarios más importantes o sobresalientes formarán parte del reporte final sobre el ejercicio.

Informe final

El “after-action report” (AAR por sus siglas en inglés) es un informe de lo ocurrido y un resumen de lo que funcionó, lo que se debe mejorar, y las conclusiones de lo aprendido. Los simulacros subsiguientes deben tomar en cuenta las áreas a mejorar que hayan sido señaladas en el AAR para evaluar las mejorías.

Referencias

https://www.cdse.edu/documents/toolkits-physical/active-shooter-plan-template.docx

https://www.fbi.gov/file-repository/active_shooter_planning_and_response_in_a_healthcare_setting.pdf

https://www.ready.gov/active-shooter

http://cultureofsafety.thesilverlining.com/safety-tips/responding-to-an-active-shooter/

About Gustavo Flores

Gustavo Flores es el Director y Jefe de Instructores de Emergency & Critical Care Trainings LLC, una compañía que provee educación continua a profesionales de la salud. También es parte de la tripulación aeromédica de REVA Air Ambulance, y un miembro voluntario de FREMS Fire Rescue, ambos en en Puerto Rico. Gustavo ha sido parte del Sistema de Emergencias Médicas por más de 20 años como proveedor y educador en Puerto Rico. Además tiene extensa experiencia en la promulgación internacional en paises como Aruba, Colombia, Chile, China, Costa Rica, Dominica, Ecuador, Equatorial Guinea (Africa), Estados Unidos, Guatemala, Honduras, Haiti, Islas Vírgenes de EEUU, Kazakhstan, Mexico, Panama, Paraguay, Peru, República Dominicana, Venezuela, y otros paises. Es un aficionado de la tecnología y la ciencia de la resucitación. Gustavo es un editor asociado para la Revista EMS World, una revista en español. También es miembro de la Junta Editorial de EMS World Magazine y EMS1, y es también miembro del Subcomité de Ciencias de Educación y Programas de la American Heart Association. Para la National Association of Emergency Medical Technicians (NAEMT), es el State Advocacy Coordinator para Puerto Rico, un miembro del Comité del Cuidado en Emergencias Pediátricas NAEMT. Es un miembro de la facultad internacional para muchos de los programas educativos de la AHA y NAEMT.